INICIO
 

Novia bereber. MarruecosNovia masaiNovia turkana. Kenya.Novia europea

MATRIMONIO

Para poder cubrir la extraordinaria diversidad de la conducta de emparejamiento en la especie humana, la definición de matrimonio ha de ser tan amplia que llega a hacerse confusa.
Según el Diccionario de la  Real Academia Española, matrimonio es “la unión entre hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales”.
Esta definición, aunque precisa, adolece desde la perspectiva antropológica de un acusado etnocentrismo. Tratando de evitar este problema, la Antropología ha ensayado diversas definiciones que tratan de abarcar la gran variedad de prácticas que pueden incluirse en el concepto de matrimonio. Veamos, por ejemplo, la que propone Kathleen Gough: “Matrimonio es la relación establecida entre una mujer y una o más personas, que asegura que el hijo nacido de la mujer, en circunstancias que no estén prohibidas por la regla de la relación, obtenga los plenos derechos del status por nacimiento que sean comunes a los miembros normales de su sociedad o de su estrato social”.
En desacuerdo con las definiciones occidentales de matrimonio, la definición de Kathleen Gough trata de dar cabida a hechos sociales tales como:

 

Aún con su amplitud, la definición de Kathleen Gough ignora ciertas uniones que tienen lugar entre hombres. Así por ejemplo, quedarían fuera de esta definición:

Se ha sugerido también que, para poder incluir en la definición de matrimonio la práctica en la cultura euroamericana de relaciones estables entre homosexuales que residen juntos, debería omitirse en la definición del matrimonio toda referencia al sexo de las personas que intervienen en la relación.
Cuando nos negamos a calificar cierto tipo de uniones de “matrimonio” participamos de la injusta tendencia a considerarlas como relaciones menos honrosas o auténticas. Pero, se les llame como se les llame, abarcan una enorme gama conductual y cognitiva. No está científicamente documentado que alguna de ellas sea más o menos “natural”.

 

EL MATRIMONIO EN LAS FAMILIAS EXTENSAS
En las familias extensas, debemos examinar el matrimonio principalmente en el contexto de los intereses del grupo. Los individuos sirven a los intereses de la familia extensa. El grupo doméstico más extenso nunca pierde interés ni cede totalmente sus derechos sobre las funciones productivas, reproductoras y sexuales de los cónyuges e hijos. En estas circunstancias, el matrimonio se describe adecuadamente como una “alianza” entre grupos. Esta alianza influye en las uniones presentes y futuras en que intervengan otros miembros de ambos grupos. Esta naturaleza corporativa del matrimonio se pone de manifiesto en el intercambio de o bienes valiosos entre los respectivos grupos domésticos en que han nacido el novio y la novia. Veremos cinco casos:

 

La mayoría de los grupos domésticos son exógamos. Esto puede ser consecuencia de la programación genética o de una adaptación social y cultural. El análisis de la exogamia se centra principalmente en las prohibiciones del incesto en el seno de la familia nuclear. Los apareamientos y matrimonios entre padre e hija hermana y hermano y madre e hijo están prohibidos casi universalmente. La principal excepción la constituyen los matrimonios entre hermano y hermana observables en las élites dirigentes de varias sociedades estatales sumamente estratificadas.

 

 

 

Marvin Harris, Introducción a la antropología cultural. Ed. Alianza Universidad. Textos. Barcelona 1994.